Almacenamiento: precios de baterías han bajado de US$1.400 a US$140 por kWh entre 2010 y 2023

Jul 9, 2024 | Panorama Energético

Análisis de la Agencia Internacional de Energía (AIE) señala que hasta el año pasado esta tecnología tenía una capacidad instalada de 85 GW a nivel mundial.

Comparte en:

El almacenamiento de baterías en el sector eléctrico fue la tecnología energética de más rápido crecimiento en 2023, con una implementación que se duplicó con creces año tras año, especialmente en proyectos de baterías a escala de servicios públicos, baterías detrás del medidor, minirredes y sistemas solares domésticos para el acceso a la electricidad, lo que sumó un total de 42 GW de capacidad de almacenamiento de baterías a nivel mundial, según destaca el informe «Baterías y transiciones energéticas seguras», publicado por la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El documento indica que implementación de baterías para vehículos eléctricos (VE) aumentó un 40% en 2023, con 14 millones de automóviles eléctricos nuevos, lo que representa la gran mayoría de las baterías utilizadas en el sector energético.

«El sector energético representa hoy más del 90% de la demanda anual de baterías de iones de litio, frente al 50% que representaba en 2016, cuando el mercado total de baterías de iones de litio era diez veces menor. Con la caída de los costes y la mejora del rendimiento, las baterías de iones de litio se han convertido en una piedra angular de las economías modernas, y han sustentado la proliferación de dispositivos electrónicos personales, incluidos los teléfonos inteligentes, así como el crecimiento del sector energético. En 2023, había casi 45 millones de vehículos eléctricos en circulación (incluidos coches, autobuses y camiones) y más de 85 GW de almacenamiento en baterías en uso en el sector energético a nivel mundial», indica el informe.

También se resalta que las baterías de iones de litio han superado a las alternativas en la última década: «Los precios de las baterías de iones de litio han disminuido, de US$1.400 por kWh en 2010, a menos de US$140 por kWh en 2023, siendo una de las reducciones de costos más rápidas de cualquier tecnología energética, como resultado de los avances en investigación y desarrollo y las economías de escala en la fabricación».

«Las baterías son fundamentales para la transición hacia el abandono de los combustibles fósiles y aceleran el ritmo de la eficiencia energética mediante la electrificación y un mayor uso de energías renovables en la generación de energía. En el transporte, una flota cada vez mayor de vehículos eléctricos en circulación desplaza la necesidad de 8 millones de barriles de petróleo por día para 2030 en el escenario de emisiones netas cero para 2050 (NZE), más que todo el consumo de petróleo para el transporte por carretera en Europa en la actualidad. En el sector de la energía, el almacenamiento en baterías respalda las transiciones hacia el abandono del uso indiscriminado del carbón y el gas natural, al tiempo que aumenta la eficiencia de los sistemas eléctricos al reducir las pérdidas y la congestión en las redes eléctricas», concluye el informe.

Publicidad
Publicidad