Andrés Romero y licitación del suministro: “varias empresas han tomado la decisión de restarse de participar en estos procesos, enfocándose sólo en el segmento libre”

Abr 18, 2024 | Destacados, Panorama Energético

El socio y director de Regulación de Valgesta Nueva Energía analiza la baja participación de empresas en la licitación del suministro eléctrico realizada por la Comisión Nacional de Energía, destacando que “las decisiones políticas que se pueden tomar en el futuro pueden ser tan equivocadas como las que se han tomado en el último tiempo”.

Comparte en:

Andrés Romero, socio y director de Valgesta Nueva Energía conversó con ELECTROMINERÍA sobre la baja cantidad de ofertas en el marco de la actual licitación de suministro eléctrico para clientes regulados, donde se presentaron cinco ofertas para adjudicar 3.600 GWh, repartidas en dos bloques, afirmando que las decisiones políticas «que se pueden tomar en el futuro pueden ser tan equivocadas como las que se han tomado en el último tiempo».

En conversación con ELECTROMINERÍA, el ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (2014-2018) sostiene que existe una cantidad de «ruidos regulatorios» que no contribuyen a la adaptación de la industria a «una transición energética segura y eficiente».

¿Qué lectura hace sobre la baja presentación de propuestas económicas en la actual licitación de suministro eléctrico?

La principal causa es el riesgo regulatorio que el mercado eléctrico está viendo en los contratos licitados para clientes regulados, lo que reduce el atractivo que tiene el mercado de clientes regulados. Tenemos certeza que varias empresas han tomado la decisión de restarse de participar en estos procesos, enfocándose sólo en el segmento libre, ya que las decisiones políticas que se pueden tomar en el futuro pueden ser tan equivocadas como las que se han tomado en el último tiempo.

A su juicio, ¿cuánto gravitaron las leyes PEC 1 y 2 para este escenario?

No tengo dudas que esa es la principal razón. Cuando era Secretario Ejecutivo de la CNE nuestra principal promoción a inversionistas extranjeros nuevos en el mercado era la certeza jurídica de contratos celebrados entre privados, bajo una institucionalidad que los respetaba. Esto se cae con la intervención de precios que se hizo con los mecanismos de congelamiento de precios impulsado por el anterior y actual Gobierno, lo que constituye el típico caso de pan para hoy y hambre para mañana. En efecto, los incentivos para ganarse un contrato de suministro que en algún momento, por razones políticas, podría ser intervenido en el precio reducen el interés de actores en participar del mercado para clientes regulados.

¿Cree que la regulación del sector eléctrico se ha ido complejizando en los últimos años?

Más que complejizado, diría que se ha empeorado el ambiente regulatorio. Malas decisiones, temas no abordados o de manera muy tardía, hace que el mercado esté expectante de contar con señales para poder invertir con señales de largo plazo. Temas como el congelamiento de tarifas, la discusión sobre la reducción del tamaño para optar a clientes libres, haber estado dos años discutiendo un cambio al mercado de potencia que finalmente se desechó, la demora en la señal regulatoria para almacenamiento, la falta de desarrollo de un mercado de flexibilidad, entre muchas otras materias, son ejemplos de “ruidos regulatorios” que no ayudan a contar con una transición energética segura y eficiente.

Publicidad

¿Cómo puede enfrentar la regulación el aumento de costos que enfrentan las empresas del sector?

Se deben abordar cuanto antes temas claves de la transición energética, como por ejemplo dar las señales de precio para que haya oferta flexible eficiente que complemente las energías renovables variables; reformar la distribución eléctrica para que la energía descentralizada y la gestión de la demanda se desarrolle; mejorar la metodología de la expansión de la transmisión; regular el acceso abierto para que no exista especulación y se aproveche la red de manera costo eficiente; entre otras materias, es urgente que se aborden.

¿Cree que lo sucedido en el mercado de corto plazo incida en las licitaciones de suministro?

Los ofertas comerciales tienen que ver necesariamente la señal del mercado spot para los años en que tienen que servir sus contratos. Los problemas del corto plazo no necesariamente se visualizan a futuro, pero claramente hay riesgos que se han materializado que los agentes pueden visualizar como factibles en el futuro.

¿Cómo ve los incentivos al almacenamiento, puesto en las bases de la actual licitación?

A mi juicio la CNE tomó dos decisiones sin el fundamento jurídico suficiente en el actual proceso de licitación. No existe la justificación técnico jurídica para el incentivo al almacenamiento que se puso en las bases; tampoco al traspaso de costos laterales, lo que ha sido incluso impugnado por Conadecus. No estoy hablando del mérito de la decisión, simplemente que no tienen sustento jurídico.

A su juicio, ¿se requieren otro tipo de innovaciones en estos procesos licitatorios?

En el año 2014, cuando hicimos cambios relevantes en el proceso para abrir la competencia, en la CNE hablamos con Bancos Internacionales, compañías presentes en el mercado y posibles nuevos entrantes, consultores, expertos financieros. A todos les hicimos la misma pregunta: por qué no hay competencia en las licitaciones de clientes regulados y qué cambios realizaría para abrir la competencia. Creo que este mismo ejercicio urge hacerlo ahora. Más que innovación, creo que el objetivo debe ser fortalecer el contrato resultante de estos procesos. Ideas como contar con una demanda base que no se altera, contratos de distintos plazos para ajustar la demanda y la oferta, reglas de indemnización en caso de cambios legales a los contratos, entre otros, pueden ser aspectos que debiesen abordarse.

La revisión del mecanismo de precio que han solicitado algunas empresas, ¿incide negativamente en estos procesos?

En derecho existe un adagio: quién ejerce su derecho a nadie ofende. Me parece que las empresas están en lo correcto de ejercer su derecho a pedir revisión de precio si entienden que las hipótesis que contiene la norma se han producido. Otra cosa es lo que resuelva la CNE conforme al análisis que realice. A mi juicio esto no ha incidido en la escaza oferta del proceso de licitaciones reguladas

¿La evolución del mercado internacional ha afectado también al sector de las licitaciones de suministro a clientes regulados?

Me parece que los factores son más internos que externos, tal como lo señalé.

Publicidad