Desafíos de las Energías Renovables en el Sistema Eléctrico Chileno

Oct 4, 2023 | Opinión

Por Elena Contardo, equipo Alken Energía

Comparte en:

Chile ha sido testigo y a la vez, protagonista, de un impresionante crecimiento en la adopción de energías renovables, especialmente la solar y eólica.

Estas fuentes de energía se han convertido en atractivas opciones para cientos de personas e inversionistas, gracias a su atractivo comercial y su contribución fundamental a la ambiciosa meta de descarbonización del país.

Sin embargo, detrás de su promesa, existen importantes desafíos que aún son necesarios de abordar para aprovechar al máximo su potencial.

Vamos a ver cuáles son:
  • Desafío 1: Adaptación a la variabilidad y nuevas fuentes de flexibilidad

Las energías renovables, como la solar y la eólica, dependen de gran manera de las condiciones climáticas para poder generar electricidad. Esto significa, que su producción es variable e impredecible, y mantener un equilibrio entre la generación y la demanda de electricidad no es algo particularmente sencillo, o que se pueda dar por sentado.

Por eso, y para resolver esta variabilidad, es necesario que el sistema eléctrico sea flexible, es decir, que tenga la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios en la generación y la demanda.

Hasta el momento, en Chile se ha dependido en gran medida de las centrales termoeléctricas e hidroeléctricas para aportar esa flexibilidad al sistema eléctrico. Sin embargo, con el cierre previsto de las centrales termoeléctricas y los desafíos relacionados con la disponibilidad de agua en hidroeléctricas, se vuelve fundamental incorporar nuevas fuentes de flexibilidad como respuesta a la demanda y sistemas de almacenamiento de energía, y considerar ajustes en el mercado eléctrico que fomenten su integración efectiva.

  • Desafío 2: Mantener la estabilidad

A medida que se incorporan más fuentes de energías renovables, como la solar y la eólica al mercado, se presenta otro importante desafío:la estabilidad del sistema eléctrico.

La estabilidad en un sistema es crucial para evitar problemas en la red eléctrica, como en caso de desequilibrios repentinos entre la generación y la demanda de energía.

Al igual que en el desafío anterior, han sido las centrales termoeléctricas las que tradicionalmente proporcionaban esta estabilidad, principalmente gracias a la inercia de sus componentes rotatorios, los cuales, ante cualquier contingencia, se mantienen en movimiento, de la misma forma que cuando uno baja corriendo una pendiente y no puede frenar fácilmente.Sin embargo, es crucial encontrar nuevas formas de mantener esta estabilidad para asegurar el funcionamiento seguro de la red eléctrica.

  • Desafío 3: Infraestructura de transmisión

Chile es un país que cuenta con muy buena geografía para utilizar recursos solares y eólicos. Sin embargo, uno de los mayores desafíos, es que la gran mayoría se encuentran bastante alejados de los centros donde hay un mayor consumo energético. Y para llevar la electricidad generada en plantas solares o campos eólicos alejados de las poblaciones, hasta lugares con mayor demanda energética, se requiere de una correcta infraestructura de transmisión, la cual es costosa y requiere tiempo para su instalación.

Esta falta de infraestructura ha causado problemáticas en el sistema eléctrico, tales como congestiones en las líneas de transmisión, la pérdida de energía potencialmente útil y costos marginales desiguales en diferentes partes del país.Incluso, este último punto ha llevado a que algunas empresas de generación renovable enfrenten dificultades para cumplir sus contratos de suministro debido a problemas financieros.

Para abordar estos desafíos, ya se están ejecutando en el país proyectos de expansión de la infraestructura de transmisión. Un ejemplo destacado es el proyecto de la línea de transmisión Kimal-Lo Aguirre, que se espera que entre en operación en el año 2029. Esta línea, que será la primera de corriente continua en Chile, conectará la zona norte del país, desde Antofagasta, con Santiago, cubriendo un total de cinco regiones.

Sin embargo, con el aumento previsto en la demanda eléctrica, resulta esencial buscar soluciones adicionales que respalden la transmisión a lo largo de todo el país.

Superar estos desafíos es esencial para aprovechar al máximo el potencial de las energías renovables en Chile y avanzar hacia un futuro más sostenible y seguro en términos energéticos.

Publicidad
Publicidad

Desafíos de las Energías Renovables en el Sistema Eléctrico Chileno

Oct 4, 2023 | Opinión

Por Elena Contardo, equipo Alken Energía

Comparte en:

Chile ha sido testigo y a la vez, protagonista, de un impresionante crecimiento en la adopción de energías renovables, especialmente la solar y eólica.

Estas fuentes de energía se han convertido en atractivas opciones para cientos de personas e inversionistas, gracias a su atractivo comercial y su contribución fundamental a la ambiciosa meta de descarbonización del país.

Sin embargo, detrás de su promesa, existen importantes desafíos que aún son necesarios de abordar para aprovechar al máximo su potencial.

Vamos a ver cuáles son:
  • Desafío 1: Adaptación a la variabilidad y nuevas fuentes de flexibilidad

Las energías renovables, como la solar y la eólica, dependen de gran manera de las condiciones climáticas para poder generar electricidad. Esto significa, que su producción es variable e impredecible, y mantener un equilibrio entre la generación y la demanda de electricidad no es algo particularmente sencillo, o que se pueda dar por sentado.

Por eso, y para resolver esta variabilidad, es necesario que el sistema eléctrico sea flexible, es decir, que tenga la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios en la generación y la demanda.

Hasta el momento, en Chile se ha dependido en gran medida de las centrales termoeléctricas e hidroeléctricas para aportar esa flexibilidad al sistema eléctrico. Sin embargo, con el cierre previsto de las centrales termoeléctricas y los desafíos relacionados con la disponibilidad de agua en hidroeléctricas, se vuelve fundamental incorporar nuevas fuentes de flexibilidad como respuesta a la demanda y sistemas de almacenamiento de energía, y considerar ajustes en el mercado eléctrico que fomenten su integración efectiva.

  • Desafío 2: Mantener la estabilidad

A medida que se incorporan más fuentes de energías renovables, como la solar y la eólica al mercado, se presenta otro importante desafío:la estabilidad del sistema eléctrico.

La estabilidad en un sistema es crucial para evitar problemas en la red eléctrica, como en caso de desequilibrios repentinos entre la generación y la demanda de energía.

Al igual que en el desafío anterior, han sido las centrales termoeléctricas las que tradicionalmente proporcionaban esta estabilidad, principalmente gracias a la inercia de sus componentes rotatorios, los cuales, ante cualquier contingencia, se mantienen en movimiento, de la misma forma que cuando uno baja corriendo una pendiente y no puede frenar fácilmente.Sin embargo, es crucial encontrar nuevas formas de mantener esta estabilidad para asegurar el funcionamiento seguro de la red eléctrica.

  • Desafío 3: Infraestructura de transmisión

Chile es un país que cuenta con muy buena geografía para utilizar recursos solares y eólicos. Sin embargo, uno de los mayores desafíos, es que la gran mayoría se encuentran bastante alejados de los centros donde hay un mayor consumo energético. Y para llevar la electricidad generada en plantas solares o campos eólicos alejados de las poblaciones, hasta lugares con mayor demanda energética, se requiere de una correcta infraestructura de transmisión, la cual es costosa y requiere tiempo para su instalación.

Esta falta de infraestructura ha causado problemáticas en el sistema eléctrico, tales como congestiones en las líneas de transmisión, la pérdida de energía potencialmente útil y costos marginales desiguales en diferentes partes del país.Incluso, este último punto ha llevado a que algunas empresas de generación renovable enfrenten dificultades para cumplir sus contratos de suministro debido a problemas financieros.

Para abordar estos desafíos, ya se están ejecutando en el país proyectos de expansión de la infraestructura de transmisión. Un ejemplo destacado es el proyecto de la línea de transmisión Kimal-Lo Aguirre, que se espera que entre en operación en el año 2029. Esta línea, que será la primera de corriente continua en Chile, conectará la zona norte del país, desde Antofagasta, con Santiago, cubriendo un total de cinco regiones.

Sin embargo, con el aumento previsto en la demanda eléctrica, resulta esencial buscar soluciones adicionales que respalden la transmisión a lo largo de todo el país.

Superar estos desafíos es esencial para aprovechar al máximo el potencial de las energías renovables en Chile y avanzar hacia un futuro más sostenible y seguro en términos energéticos.

Publicidad
Publicidad