El imperativo de ser sustentables: el desafío de las empresas para la transición energética

Feb 27, 2023 | Panorama Energético

Mauricio Utreras se refirió a la capacidad de la industria de remontar las cifras de reportabilidad para el proceso 2022 que está en curso
Foto de Ruthson Zimmerman

Comparte en:

En el marco de la Ley 21.305, que tiene por objeto elaborar el Primer Plan Nacional de Eficiencia Energética, las empresas debían reportar sus consumos, usos e intensidades energéticas en el último trimestre del año pasado.

La importancia de este informe es que cerca del 78% de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que se producen anualmente en Chile provienen del consumo energético de los distintos sectores económicos de nuestro país. “Sin embargo, los resultados no fueron los esperados”, aseguró Mauricio Utreras, gerente de Nuevos Negocios en Roda Energía, agregando que “las empresas tienen el imperativo de ser sustentables -especialmente aquellas que representan grandes industrias- y la primera forma de demostrarlo ante la comunidad y las autoridades es cumpliendo con la normativa establecida”.

En la misma línea, el gerente de Nuevos Negocios de Roda Energía, explicó que según lo infirmado por el Ministerio de Energía, cerca de 1.266 empresas cumplen copulativamente con los criterios para reportar como indica el DS 163 publicado el 18 de agosto de 2021, las que se encuentran concentradas principalmente en los sectores comercial, industria y minería, transporte y energía. De estas empresas se estima que cerca de dos tercios – que por lo demás tienen la obligación de hacerlo- no reportaron sus consumos energéticos en el primer proceso con información del año 2021.

“De no realizar la reportabilidad, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles tiene la atribución de aplicar sanciones económicas por incumplimientos a la normativa. Sin embargo, esto es un compromiso de todos, y desde Roda Energía by Abastible, hacemos un llamado a cumplir con este proceso que viene a colaborar directamente a la transición energética que vive Chile y, por supuesto, para hacerle frente a la crisis climática que estamos viviendo”, afirmó Mauricio Utreras.

Publicidad

Las empresas que cuentan con varias sucursales, plantas o establecimientos, ya sea en una sola región o disgregadas en varias requieren de una revisión y análisis de las fuentes de datos de consumos energéticos. Si la compañía no cuenta con sistemas de medición, es necesario hacer un levantamiento de información en terreno de cada instalación, una consolidación, validación de la información de adquisición, transformación de energéticos, con la descripción del uso final de cada uno y la preparación de un informe técnico de la matriz energética interna, en el formato del BNE que le permita reportarse en la plataforma SIBNE del Ministerio de Energía.

Aún hay tiempo

“Confiamos en que las empresas están comprometidas para lograr un país más sustentable y que esta baja reportabilidad puede deberse -incluso- al desconocimiento, al ser un proceso nuevo. En ese sentido, es importante recordar que existe actualmente un segundo proceso en curso, que corresponde a la entrega de información del año 2022, que finaliza el 8 de mayo de 2023, por lo que aún hay tiempo para dar vuelta estos primeros resultados y demostrar que somos un país comprometido con nuestro medio ambiente y las personas”, expresó el ejecutivo.

Al finalizar destacó Mauricio Utreras que “este proceso es el primer paso para avanzar decididamente y de manera constante en eficiencia energética, implementando medidas que impacten positivamente en la reducción del consumo en las empresas, generando tanto beneficios internos de ahorro económico, como también externos en materia de gestión de la demanda energética y la carbono neutralidad de nuestro país”.

Publicidad

El imperativo de ser sustentables: el desafío de las empresas para la transición energética

Feb 27, 2023 | Panorama Energético

Mauricio Utreras se refirió a la capacidad de la industria de remontar las cifras de reportabilidad para el proceso 2022 que está en curso
Foto de Ruthson Zimmerman

Comparte en:

En el marco de la Ley 21.305, que tiene por objeto elaborar el Primer Plan Nacional de Eficiencia Energética, las empresas debían reportar sus consumos, usos e intensidades energéticas en el último trimestre del año pasado.

La importancia de este informe es que cerca del 78% de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que se producen anualmente en Chile provienen del consumo energético de los distintos sectores económicos de nuestro país. “Sin embargo, los resultados no fueron los esperados”, aseguró Mauricio Utreras, gerente de Nuevos Negocios en Roda Energía, agregando que “las empresas tienen el imperativo de ser sustentables -especialmente aquellas que representan grandes industrias- y la primera forma de demostrarlo ante la comunidad y las autoridades es cumpliendo con la normativa establecida”.

En la misma línea, el gerente de Nuevos Negocios de Roda Energía, explicó que según lo infirmado por el Ministerio de Energía, cerca de 1.266 empresas cumplen copulativamente con los criterios para reportar como indica el DS 163 publicado el 18 de agosto de 2021, las que se encuentran concentradas principalmente en los sectores comercial, industria y minería, transporte y energía. De estas empresas se estima que cerca de dos tercios – que por lo demás tienen la obligación de hacerlo- no reportaron sus consumos energéticos en el primer proceso con información del año 2021.

“De no realizar la reportabilidad, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles tiene la atribución de aplicar sanciones económicas por incumplimientos a la normativa. Sin embargo, esto es un compromiso de todos, y desde Roda Energía by Abastible, hacemos un llamado a cumplir con este proceso que viene a colaborar directamente a la transición energética que vive Chile y, por supuesto, para hacerle frente a la crisis climática que estamos viviendo”, afirmó Mauricio Utreras.

Publicidad

Las empresas que cuentan con varias sucursales, plantas o establecimientos, ya sea en una sola región o disgregadas en varias requieren de una revisión y análisis de las fuentes de datos de consumos energéticos. Si la compañía no cuenta con sistemas de medición, es necesario hacer un levantamiento de información en terreno de cada instalación, una consolidación, validación de la información de adquisición, transformación de energéticos, con la descripción del uso final de cada uno y la preparación de un informe técnico de la matriz energética interna, en el formato del BNE que le permita reportarse en la plataforma SIBNE del Ministerio de Energía.

Aún hay tiempo

“Confiamos en que las empresas están comprometidas para lograr un país más sustentable y que esta baja reportabilidad puede deberse -incluso- al desconocimiento, al ser un proceso nuevo. En ese sentido, es importante recordar que existe actualmente un segundo proceso en curso, que corresponde a la entrega de información del año 2022, que finaliza el 8 de mayo de 2023, por lo que aún hay tiempo para dar vuelta estos primeros resultados y demostrar que somos un país comprometido con nuestro medio ambiente y las personas”, expresó el ejecutivo.

Al finalizar destacó Mauricio Utreras que “este proceso es el primer paso para avanzar decididamente y de manera constante en eficiencia energética, implementando medidas que impacten positivamente en la reducción del consumo en las empresas, generando tanto beneficios internos de ahorro económico, como también externos en materia de gestión de la demanda energética y la carbono neutralidad de nuestro país”.

Publicidad