«El sector eléctrico es un mercado muy exigente en términos de su cadena de pagos»

Ene 27, 2023 | Panorama Energético

Rodrigo Moya, gerente general de Imelsa Energía, aborda este y otros temas que marcará este año en el sector.

Comparte en:

El traspaso de los clientes regulados a libres, la situación en la cadena de pagos en el mercado eléctrico, el comportamiento de la reserva hídrica y los costos en el sector son algunos de los puntos que aborda Rodrigo Moya, gerente general de Imelsa Energía.

Según el ejecutivo

¿Como se comportó la energía este año para los clientes libres? 

Recientemente se aprobó la Ley 21.472, que reajusta las tarifas para clientes regulados. En el caso de los clientes que consumen sobre 500 kwh/mes, en 2022 han visto un aumento de precio de IPC + 15% y a partir de 2023 se les mantiene el precio de nudo por lo tanto todavía hay un espacio importante para migrar a la modalidad de cliente libre.

Durante 2022, algunas generadoras han tenido problemas de insolvencia y esto ha generado incertidumbre en el mercado. ¿En qué situación está Imelsa Energía actualmente y cómo se proyectan para 2023?

Como empresa estamos actualmente en una posición sólida, pero hay que tener claro que el sector eléctrico es un mercado muy exigente en términos de su cadena de pagos. Hay empresas que han tenido inconvenientes producto de que su generación se encuentra en puntos del sistema en donde existen problemas de transmisión y una gran cantidad de energía renovable, lo que se traduce en precios bajos de inyección al sistema e incluso el vertimiento de su energía. Adicional a lo anterior, los precios de los combustibles fósiles, pagos laterales y costos de operación del sistema se han incrementado considerablemente en el último tiempo. Contamos con un portafolio de energía diversificado, que nos permite atender a todos nuestros clientes a lo largo del país.

De acuerdo a algunas proyecciones, se mantendrán los problemas de reserva hídrica y además está el tema de desacople producto del sistema de transmisión, lo que genera ciertas incertidumbres. ¿Qué sorpresas en los costos eléctricos podrían esperar los clientes el 2023?

Principalmente lo que marcará el 2023 es la hidrología, disponibilidad de gas y el precio de los combustibles fósiles por situaciones internacionales. A esto se suma la salida de centrales térmicas producto del plan de descarbonización y los retrasos en la expansión de redes de transmisión. Ello impactará en todo el sistema y en los precios. Estamos transitando hacia una matriz energética renovable, que producto de las consideraciones mencionadas de debe ser muy cuidadosos para que se realice garantizando la seguridad del sistema y la operación a mínimo costo del mismo. Otros temas en los que debemos profundizar es en la participación activa de la demanda en el mercado eléctrico, en donde es imperativo avanzar en la reducción del límite de potencia, lo que beneficiaría más de 32 mil pymes.

Todo indica que los costos en materia eléctrica se mantendrán altos en 2023. ¿Qué pueden hacer los clientes para mitigar dicha situación?

Los clientes deben buscar alternativas para ser menos dependientes, cambiar sus patrones de consumo, mejorar su eficiencia y gestión de procesos y avanzar en la autogeneración. Por eso nosotros somos un aliado estratégico en momentos que la transición energética es clave.

Publicidad
Publicidad