Estudio propone nuevas Tensiones de Servicio para el Sistemas de Transmisión de 500 kV y 220 kV

Ago 9, 2023 | Panorama Energético

Comparte en:

El Coordinador Eléctrico Nacional publicó el Estudio de Tensiones de Servicio 2023, con el objetivo de definirlas y justificarlas para que las tensiones en las distintas barras del Sistema Eléctrico Nacional se mantengan en rangos que propendan a la utilización eficiente de los recursos de potencia reactiva para el control de tensión y sin comprometer la integridad de las instalaciones, de manera que contribuyan a la seguridad y calidad de servicio.

Se proponen nuevas tensiones para el Sistema de Transmisión de 500 kV y 220 kV, las cuales fueron obtenidas mediante el análisis de los datos de la operación real del sistema y además se realizaron flujos estáticos y cálculos de sensibilidad, para escenarios de demanda alta y baja, «verificando el rango de operación establecido en la norma técnica de seguridad y calidad de servicio tanto en operación normal como post contingencia».

Se consideraron 28 proyectos de generación con fecha de conexión para este año y el próximo, junto a 73 iniciativas de tranmisión, previstas para entrar en servicio entre este año y 2025. Adicionalmente, se contempló la totalidad del sistema de transmisión de 500 kV, que comprende las instalaciones desde SE Kimal hasta la SE Charrúa, y del sistema de transmisión de 220 kV, que se extiende desde la SE Parinacota en el extremo norte del país hasta la SE Chiloé en el extremo sur.

El estudio también incluyó escenario de operación representativos de periodos estacionales con similares características de la demanda y del tipo de despacho de generación, en vista al comportamiento particular de la distribución de la demanda y a las características del despacho de generación que presenta el sistema en distintos periodos del año.  «Para el suministro de las demandas estacionales en los distintos escenarios base de operación, se utilizan despachos de generación acordes con la programación de la generación para una condición hidrológica media y las indisponibilidades de generación por mantenimientos según el Programa de Mantenimiento Mayor, y la variabilidad del recurso eólico y fotovoltaico», se señala.

Conclusiones

Según el estudio, las tensiones de servicio «se definen a partir del análisis estadístico de los valores que se registran en la operación regular del Sistema Eléctrico Nacional y considera las necesidades individuales de cada barra en las distintas condiciones de operación factibles (demandas, despachos, indisponibilidades, etc.), estableciendo las tensiones de referencia más adecuadas».

«Como resultado de lo anterior, los rangos admisibles de tensión de operación aquí definidos permiten la utilización eficiente de los recursos de potencia reactiva para el control de tensión y sin compromiso de la integridad de las instalaciones, de manera que contribuyan a la seguridad y calidad de servicio», se indica.

Y se agrega: «Sin perjuicio de lo indicado por la NT en relación con las exigencias de seguridad y calidad de servicio para las tensiones en Estado Normal y de Alerta, es relevante tener presente que la operación de un sistema longitudinal muy extendido, poco enmallado y con una distribución de carga-generación no uniforme como el Sistema Eléctrico Nacional, requiere de bandas de tensión adecuadas que permitan gradientes naturales con tensiones superiores a la nominal y el uso eficiente de los recursos de potencia reactiva. En caso contrario, se pueden presentar incongruencias tales como flujos de potencia reactiva indeseados o contrapuestos a la operación más conveniente para el sistema».

 

 

Publicidad
Publicidad