Rafael Loyola: Apemec ve con preocupación «el reemplazo del actual sistema marginalista por el de un mercado de ofertas, sin auditoría de los precios ofertados»

Abr 27, 2023 | Panorama Energético

El director ejecutivo de la Asociación pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas señaló además a ELECTROMINERÍA que los costos han subido, donde más del 80% de las subastas son adjudicadas a centrales de embalse, carbón y gas, en manos de unas pocas empresas.

Comparte en:

Rafael Loyola, director ejecutivo de la Asociación pequeñas y medianas centrales hidroeléctricas (Apemec), conversó con ELECTROMINERÍA sobre perspectivas para el sector mini hidro; flexibilidad  y modelo del sistema eléctrico; y las medidas anunciadas en la agenda de transición energética.

Respecto al mercado eléctrico actual, el ejecutivo indicó que la situación es tan compleja que “podría derivar en una eventual colusión de firmas o fijación de precios que tenderán a incrementar las ineficiencias y el costo del suministro eléctrico.

¿Cómo ve Apemec el actual desarrollo de los proyectos mini hidro en el sistema eléctrico nacional?

Existe un enorme potencial de más de 15.000 MW hidroeléctricas en nuestro país, pero su desarrollo ha visto en la última década una fuerte oposición social, en parte atribuible a grandes campañas comunicacionales de antaño, dirigidas en contra de proyectos específicos de gran escala, pero que lamentablemente tiñeron a toda nuestra industria hidroeléctrica. Como APEMEC, parte de nuestro rol ha sido desmitificar algunas ideas erradas respecto de la hidroelectricidad, y poner en valor la gran cantidad de proyectos de pequeña y mediana escala virtuosos que existen en Chile, fomentando el desarrollo del potencial hídrico chileno, que como dijimos es muy relevante.

¿Cómo evalúa el desarrollo para la inserción de la energía renovable estable en la operación del sistema?

Si queremos verdaderamente llevar al país a una transición renovable que sea costo eficiente, como sociedad deberemos reevaluar el rol de la hidroelectricidad, toda vez que son inversiones de larga duración, que no generan desechos ambientales, es una tecnología simple y probada, que provee además de varios atributos necesarios para complementar a las fuentes renovables variables que no están disponibles en las noches o cuando el viento escasea, proveyendo inercia, estabilidad y suficiencia al sistema. Además, la generación hidroeléctrica requiere de menos transmisión que la solución solar, y en términos de suministro 24×7, resulta ser más barata que una solución solar con baterías.

Publicidad

¿Cree que la actual agenda de transición energética vendría a beneficiar a estas tecnologías y al sector mini hidro?

Hemos visto algunas señales auspiciosas de parte de las actuales autoridades, particularmente estamos muy interesados en el trabajo que se ha iniciado en orden a auditar la enorme cantidad de mínimos térmicos de las centrales térmicas recientemente iniciado por el Ministerio y el Coordinador. También, estamos esperando las definiciones del Ministerio Energía y la CNE vinculadas a los incentivos en las licitaciones en relación con la energía renovable de base que se necesita para dar comienzo al reemplazo del actual parque térmico. Es una agenda de corto plazo ambiciosa y bien orientada, esperamos poder aportar en ambos frentes.

¿Cómo ve Apemec la discusión en torno al modelo del mercado eléctrico actual, a juicio del gremio, es necesarios avanzar hacia un nuevo modelo?

Vemos con preocupación el avance de una idea que pareciera tener pocos contrapesos en la discusión pública, como es el reemplazo del actual sistema marginalista por el de un mercado de ofertas, sin auditoría de los precios ofertados. En este sentido, el ministerio de energía estaría preparando un proyecto de ley cuyo objeto sería reformar el mercado de corto plazo. Creemos que este proyecto debe ser analizado cuidadosamente. En un mercado altamente concentrado como el nuestro, existe un serio riesgo de ejercicio de poder de mercado, de no incluirse la obligatoriedad de auditar los precios de los oferentes respecto de la energía que se produce. Un ejemplo claro y reciente de la aplicación de un sistema de ofertas en este mercado, son las subastas de servicios complementarios de reservas, la promesa fue que los costos bajarían y que se desconcentraría el mercado de ofertas. En lo concreto, los costos han subido, donde más del 80% de las subastas son adjudicadas a centrales de embalse, carbón y gas, en manos de unas pocas empresas. Algunos afirman que al existir ofertas, los precios en el bloque solar ya no serán nulos. Pero no esto no es así.  Si hay una situación de sobreoferta renovable, en cualquier sistema competitivo con o sin ofertas, los precios tenderían a ser nulos, si no es así, entonces tendríamos un caso muy complicado que podría derivar en una eventual colusión de firmas o fijación de precios que tenderán a incrementar las ineficiencias y el costo del suministro eléctrico.

¿Cuáles son los desafíos regulatorios pendientes para el sector eléctrico?

Tenemos hoy una fuerte asimetría regulatoria en el reconocimiento de atributos eléctricos que tecnologías de generación 24×7 dan al sistema: inercia, suficiencia y estabilidad, entre otros.  Chile tiene un gran liderazgo internacional en centrales renovables variables. Pero las renovables 24×7 son cada vez más necesarias para lograr un sistema de generación 100% renovable y reemplazar el parque térmico. En este sentido, el nuevo reglamento de potencia que está en manos del ministerio debiera considerar eliminar el inusitadamente extenso transitorio que mantiene una fuerte distorsión y asimetría en el reconocimiento de potencia en desmedro de la hidroelectricidad. En segundo lugar, hoy la estructura de las licitaciones les permite a las energías variables no internalizar los costos de su variabilidad al sistema. Al  respecto las licitaciones debiesen fomentar el desarrollo de energía renovable que esté presente las 24 horas del día. Finalmente, en el mercado spot, la señal de precio muchas veces se ha deprimido artificialmente producto de despachos forzados como el denominado “gas inflexible”, despachos de máquinas inflexibles (por la rigidez de sus parámetros), y también un excesivo nivel de mínimos técnicos de las centrales térmicas. Se requiere con urgencia revisar este tipo de distorsiones que no hacen otra cosa que encarecer el suministro, dilatar la transición energética o incluso, desplazar a los nuevos agentes renovables.

Publicidad